Community Manager regulación ética de la profesión

Posted by Antonio Gamez in , Comments 0 comentarios

Enviar agamezcm-contenido del post a un amigo por email

Una mala relación con su Community Manager puede terminar con la pérdida de la página de empresa de Facebook y otras redes sociales.

Se necesita una regulación de la profesión de los administradores de redes sociales que eviten la indefensión de los empresarios. 


Es imprescindible que organizaciones empresariales redacten un contrato que regule el trabajo de ésta nueva figura que responde a "administrador de redes sociales"   para evitar el desfalco de la identidad social de las pequeñas empresas.

Después de leer el borrador de Manual de ética del Community Manager (CM) que aparece publicado en el blog de Senior Manager, no me queda más remedio que ser un poco crítico con lo escrito, por contemplar las ramas y no el tronco de los problemas que realmente considero críticos en la relación del Community Manager o cualquier administrador de redes sociales  y sus clientes.


El borrador de manual de ética que se propone no contempla para nada el grave daño que puede ocasionar a su cliente un administrador de redes sociales que a modo de ejemplo, le robe su página de Facebook o lo que es lo mismo le roba su identidad social en Facebook.

El Community Manager puede generar un gran problema a las marcas si actúa sin la mínima ética ni moral, amparado por la falta de regulación al respecto.

El problema de robo de la identidad social seguramente podrá surgir en las relaciones del administrador de las redes sociales con pequeñas empresas y autónomos, ya que estas carecen por lo general de una asesoría jurídica.

Hagamos una comparación entre el administrador de las redes sociales y el Administrador de la Tesorería de la empresa. Así como el responsable de la tesorería sabe que si se queda con el efectivo de la empresa está cometiendo un delito contemplado como tal en el Código Penal, el responsable de las redes sociales debe ser consciente de que si roba a la marca el acceso a la página de Facebook es igualmente un delito, aunque no esté contemplado como tal en el código penal.

Por supuesto entiendo que si un Community Manager sin ética,  roba una página de Facebook a su cliente, éste puede acudir a los tribunales, pero esto implica tiempo, dinero, molestias y nunca se sabe qué determinará la justicia. Hay un refrán que dice  más vale un mal acuerdo que un buen juicio y en ello me vaso para decir que más vale evitar conflictos que sufrirlos.

¿En qué consiste el robo de la identidad social? ¿Cómo evitar el desfalco social media?

El Community Manager como administrador de redes de su cliente es el responsable de la suscripción de la marca en las distintas redes sociales y la falta de ética, moral o de responsabilidad del CM, unida al desconocimiento que sobre el tema tiene el cliente puede ser el embrión de un grave problema que se debe atajar en el momento de iniciar sus relaciones con las marcas.

Cualquier problema serio entre la marca y su administrador de redes sociales que desemboque en rotura de relaciones, puede dar lugar a que el Community Manager abandone el servicio, adueñandose de contraseñas, passwords y demás datos y portanto  dejando a la empresa a la que ha representado hasta el momento en el mundo Social Media,  desamparada y sin poder acceder a sus redes sociales.

De no existir una relación contractual que prevenga este tipo de conflictos  la marca puede no solo perder su identidad social en las redes sociales, sino que sufre un retraso aun peor que si tuviera que partir de cero.

Es pues imprescindible no dejar la resolución de conflictos a la buena fé de los sujetos implicados y por tanto se debería redactar ya sea desde AERCO o desde cualquier otro colectivo (Cámaras de Comercio), una serie de normas que evite desenlaces traumáticos.

Si las normas que se deben redactar se consideran una especie de contrato básico, o es un manual de ética que todo Community Manager debe firmar, escapa a mi competencia, pero lo cierto es que una vez se acuerda un servicio entre el administrador de redes sociales y el empresario o autónomo,  implica una relación contractual con unos requisitos y obligaciones mínimas que debe asumir el administrador de redes sociales, a los que se les puede unir lo escrito por Senior Manager.

6 consejo a las marcas para evitar verse desahuciadas de sus redes sociales.

1. Compromiso por parte del administrador de redes sociales de mantener siempre informado al cliente de las redes en las que participa o está visible.

2. Inventario de todas las herramientas usadas en la administración de redes, para la obtención de datos que alimentan los informes.

3. En casos como Facebook, Google Plus, Pinterest,  que precisan de perfiles físicos, como condición necesaria para la creación de páginas empresariales, el Community Manager solo podrá acceder como administrador, estando estas páginas empresariales adscritas al perfil del representante de la empresa .

4. Las identificaciones, passwords, datos personales, preguntas de control etc. que se vayan a utilizar para las redes sociales deberán quedar escritas en un documento firmado por el Community Manager y el empresario. El Community Manager no podrá modificar ninguna clave, añadir, cambiar o eliminar cualquier dato,  sin autorización  escrita del empresario y cliente.

5. En un documento firmado por ambas partes debe identificarse el propietario de todo y cada uno de los programas de software y terminales o hardware.

6. El empresario debe vigilar igualmente que el dominio o dominios que le pertenecen están registrados a nombre de su empresa, debiendo constar la firma como titular  en Factura del Hosting y dominio.

Análisis de un caso real de robo de la página de Facebook.

Introducción al caso real.

Empresario amigo acuerda con una persona que administre la presencia de su empresa en Facebook. El administrador de redes sociales ya demuestra su falta de profesionalidad al crear un perfil físico en Facebook a nombre de la empresa.

Además del perfil de Facebook, crea cuentas de correo electrónico e inscribe a la empresa con una dirección incorrecta en Google Local. La dirección es la del administrador de la red social.

El propietario de la empresa local no aparece como administrador de la página de Facebook, no sabe contraseñas, password, ni cualquier otro dado aportado a Facebook, tampoco está informado de cuentas de correos que pueda usarse a nombre de la empresa. No tiene información ninguna.

El gestor de las redes sociales utiliza para su trabajo un portátil propiedad de la empresa.

Surge la crisis entre el propietario y el gestor (freelance) de la identidad social de la empresa.

Un día surge un problema entre el propietario y su administrador de redes sociales y éste desaparece llevándose el PC y con él todos los datos de acceso a Facebook, correos electrónicos. El resultado no puede ser otro que un perfil  en Facebook a nombre de la empresa a la que el empresario no tiene acceso. El daño podría haber sido peor si además de Facebook se hubieran creado otras cuentas en otras tantas redes sociales.

Hay que iniciar un proceso de recuperación de la página de Facebook, unas cuentas de email que hay que anular etc. y todo ello evitando entrar en temas legales.

¿Cómo evitar los robos de identidad social, páginas de Facebook, Google Plus etc.? Simplemente cumpliendo unos trámites mínimos que contemplen los seis  consejos expuestos anteriormente.

Si se te ocurre otros problemas y el modo de evitarlos para obligar a una ética profesional en la figura del Community Manager puedes comentarla.




Lecturas relacionadas



Compartir éste contenido en tus redes sociales

0 comentarios:

Publicar un comentario

Web Analytics